martes, 29 de enero de 2008

LA NOCHE DEL TERROR CIEGO (1971)


DIRECCIÓN: Amando de Ossorio
GUIÓN:Amando de Ossorio
INTERPRETES: Lone Fleming , César Burner , Helen Harp

MÁS INFORMACIÓN: http://www.imdb.com/title/tt0067500/

SINOPSIS: Betty y su novio Roger se encuentran en Lisboa por motivos laborales, allí Betty se encuentra con una antigua compañera de internado, Virginia. Los tres viajan en un tren y Virginia, por celos, decide bajarse en un pueblo aislado, Berzano, donde tan solo hay una abadía abandonada. Allí Virginia es atacada por un ejército de seres siniestros...



COMENTARIO: En 1971 Amando de Ossorio comienza una tetralogía sobre zombies, pero no unos cualesquiera, ¡unos monjes templarios zombies!.
Virginia se encuentra con su antigua amiga Betty, con un flashback en el que queda claro que habían compartido algo más que cuarto. Celosa del novio de Betty, Virginia salta del tren en el sitio más aislado que puede (lógico por otra parte, ya que el único trabajo de las víctimas de las películas de terror es ponérselo muy fácil a los monstruos): Berzano.
La chica en cuestión es atacada por unos templarios zombies, podemos llamarlos zomblarios, y termina muy fatal. Pero lo más asombroso es que estos zomblarios se mueven con una lentitud pavorosa y aún así, la protagonista es incapaz de escapar!! de no creerlo.
Los amigos, que en el fondo tienen sentimientos, arrepentidos y sobre todo angustiados por desconocer el paradero de Virginia, deciden dar la vuelta e ir a buscarla. por supuesto también serán atacados. En este punto de la película, los zomblarios aparecen con caballos templarios igual de zombies, y ahí ya son implacables.
Definitivamente lo más espeluznante es el final: en un intento por salvar a los pobres amigos que se esfuerzan por alcanzar el tren y huir de una muerte cruel, los zomblarios, por una vez en toda la película llegan más o menos a tiempo, alcanzan el tren, asesinando a todos los pasajeros y con la espantosa posibilidad de que esparzan "su amor" por doquier...
Tiene un tempo un tanto lento, pero sin duda, el hecho de presentar los zomblarios resulta una de las más grandes aportaciones del fantástico español.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Y "No profanar el sueño de los muertos"?